Blogia
CRÓNICAS HOTELERAS

Hijos de mama.

Hijos de mama.

Son 4. De unos 18 tacos y proceden de los Países Bajos. Estaban en un camping próximo pero una buena tromba de agua les ha dejado la tienda de campaña para el arrastre. Ahí es donde entra mamaíta, claro. Y su tarjeta de crédito. Llamada a Holanda contando lo sucedido. Llamada desde Holanda de mama al hotel contando lo sucedido, pidiendo una habitación para los 4 angelitos. Hay problemas de ocupación y solo queda una habitación con una cama grande de 2x2. Al final se llega al acuerdo de poner una cama supletoria. La broma de la tormenta le sale a mamaíta por mas de 300 euros. Llegan los angelitos paisanos de Cruiff al hotel con cantidades industriales de equipaje, hasta con la tienda chorreando. No están de acuerdo en nada. Quieren otra cama supletoria. No hay disponible. Caras airadas. Resoplidos de recepción. Al final se les enseña el email enviado por mamaíta confirmando la cama 2x2 y una supletoria. Se conforman y arrastran todo el equipaje en dirección a la habitación. Todavía dan varias vueltas por el hotel, pensando que todo lugar donde vayan es como el camping. Mamá pagará todo...

Cuando en mis tiempos troteros iba con mi mochila y mi tienda ya quisiera yo que mamaíta me echara un cable después de una tormenta...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres